viernes, 16 de diciembre de 2011

Fácil.

Criticar es fácil. Es fácil hacer que una persona se sienta mal, es fácil hacer que la gente vea sus errores. Lo difícil es ser agradable, arrancar sonrisas. Tolerar incluso lo que más nos molesta. Ignorar lo que nos irrita. Eso es lo complicado en esta vida. Y somos vagos por naturaleza, lo sé, preferimos herir e ir con una coraza por el mundo que lleva escrito que nos da igual lo que le hagamos a la gente, pero luego a todos nos gusta que nos traten bien. Si de verdad nos molesta algo de alguien, debería ser más sencillo decirlo de buenas maneras, y no con indirectas, malas miradas y vacíos. 
Pero bueno, qué más da, ¿no? Para qué esforzarse. Supongo que intentar ser mejores personas ya no es el propósito de nadie. Ni siquiera en estas fechas. 
Y que lástima, de verdad. 


4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Quique, creo que esta entrada no se refiere a ella misma.

    ResponderEliminar
  3. Yo sé perfectamente por qué/quién es... pero aun así, no estoy del todo de acuerdo. Siempre hay quien se merece miradas de mal gusto...ahí lo dejo.

    ResponderEliminar
  4. Surgió por eso, la idea me refiero, pero no es sólo por eso. Es un tema más general de lo que podáis pensar ;)

    ResponderEliminar