domingo, 13 de mayo de 2012

Pasado

"¿Quién me condenó a no encontrar lo que busco? ¿Quién me lo da de probar y después me lo arrebata? ¿Quién me condena a vagar sin rumbo, buscando mi norte, perdida en la oscuridad, sin luz, sin vida y sin alma? Porque, seas quien seas, puedes estar satisfecho con tu trabajo. Lo bordas cada día.
Me pregunto donde habré dejado toda mi fortaleza, mis ganas de salir adelante, mi entusiasmo, mi ímpetu, que tanto me caracterizaron antaño. Es que ahora me hundo y es que me da igual. No me llevo a nadie conmigo al fondo, tampoco parece que nadie advierta que me sumergo lentamente.
¿Hay alguien ahí? ¿Pueden oírme? Sigo aquí, aunque lo hayáis olvidado. Soy la de siempre.
O, al menos, eso intento."

A veces me pregunto cuando dejé de escribir así y me volví mediocre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario