miércoles, 8 de febrero de 2012

Bon voyage.

Dentro de los próximos doce días, decidiré un destino. Entonces, los 133 kilómetros que existen (siguiendo una línea) entre Córdoba y Málaga serán una minucia. Una vulgaridad. Y ¿quién sabe? cuando recuerdes este blog, quizá se llame '2300 km después', o '1890 km en línea recta' - aunque con el añadido pierda un poco de glamour.
Quizá me busque a mi misma a 1560 km de distancia, en avión sobre el mar, en una isla. Quizás nos encontremos a 1995 km por la carretera. ¿Qué nombre queda mejor? Quizás pueda convertirlo en un factor decisivo para tomar mi decisión. La palma se la llevan los 3212.3 km de aquí a Akureyri en Islandia, pero no, ese creo que no. Estoy bastante segura de ello. 
Y cuando nuestra distancia se mida en miles de kilómetros, en horas de avión, en países recorridos,en mares surcados o en grados descendidos... ¿Seguirás queriéndome, aún así?

No hay comentarios:

Publicar un comentario