lunes, 2 de mayo de 2011

Isis





Tiene nombre de diosa egipcia y no es para menos.

Cuando nos conocimos yo era pequeña y estaba aniñada, mientras que ella ha estado siempre en mi mente como un referente maduro y constante. Siempre ha estado ahí para que nos contagiáramos la risa, aunque se nos hinchara por ello una vena en la frente. A menudo mis palabras eran demasiadas para el resto del mundo, pero nunca para ella.

Hemos llorado y hemos reído juntas, nos hemos consumido a golpe de frappé y deboulé, he sido su satélite y la he orbitado. Nos hemos convertido en tacos mejicanos, en miembros de la peña 'er sarmorejo', en copitos, en mirlitones, en gitanas, en sílfides, en bayaderas, en enamoradas, en Kitris en colegios repletos de niños...

Hemos compartido el fondo de un escenario, hemos compartido telón y aplauso, y eso une más de lo que os podáis imaginar. Hemos despertado juntas después de noches de sing star, sobaos con cocacola, de charlas de Jotus y Coopers y Charlies y esas cosas que solo entendemos nosotras.

Me has regalado siete años de mi vida que no hay forma de compensar.
Solo puedo decirte que... gracias por compartirlos conmigo :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario