martes, 3 de mayo de 2011

Piña

Hacía tiempo que algo no me provocaba esa ilusión tonta por la llegada de un día en concreto. El viernes volveremos a encontrarnos todos, vosotros y yo, esta vez en mi tierra, bueno, la tierra que amablemente me adopta de lunes a viernes.
Esta vez vosotros recorreréis los 160 kilómetros que nos separan, y sé que será como si nada hubiera pasado, como si yo no me hubiera marchado, como si compitiéramos juntos y aún estuviera en Córdoba.
En realidad competir o no es lo de menos. El único motivo por el que quería clasificarme en Málaga era poder estar con vosotros en las clases, en camerinos, en el escenario, en el backstage...
Como si nada hubiera pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario