martes, 29 de noviembre de 2011

Gracias


Te había borrado de mi vida, pero a veces vuelves para amargarme la existencia. Pasaste fugazmente y me hiciste cometer algunas locuras, como tomar el sol en un tejado, aún a riesgo de partirme la crisma.
Lo único bueno es que, gracias a que decidiste que luchar por mí no valía la pena, conseguí dejarte a atrás y dar un paso en otra dirección. Hacia él.
Así que gracias, supongo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario